Menú

Blog | Jorge Carabias

Jorge Carabias is a product guy living in Madrid

La humildad como cualidad profesional

Justo ayer estuve en una charla sobre el rol de Product Manager en la que parte del equipo de Spotahome describió su cultura y cómo es su proceso de selección. Remarcaban que buscan un perfecto encaje del candidato con su cultura y, dentro de las cualidades que el entrevistado debe tener, buscan con ahinco que sea una persona humilde.

La humildad es una cualidad que atribuímos a una persona pero que no es nada común considerarla en el entorno profesional y, visto lo visto, mucho menos en el mundo “startup”. Sin embargo, es una cualidad que yo también busco siempre a la hora de construir un equipo y que me parece todo un acierto por las siguientes razones:

  • Por definición, las personas humildes no creen saberlo todo, son las que mejor cuestionan y evolucionan más rápido y mejor hacia la mejor solución.
  • La humildad lleva a no enrocarte en posiciones favoreciendo el florecimiento de las mejores ideas.
  • Las personas humildes reconocen sus defectos y limitaciones y buscan superarlos. No temen que otros les echen un cable.
  • Permite crear mejores equipos, mejor cohesionados y sin “divas” o estrellas.

Un verdadero genio admite que no sabe nada. – Albert Einstein.

Sobre equipos y startups, ¿Leónidas o Jerjes?

En el tiempo que llevo trabajando en startups he visto construir equipos de varias formas, con resultados diferentes, y siempre termino haciendo la misma comparación porque se entiende perfectamente. Los equipos de startups son como en la película “300”, hay dos tipos claramente diferenciados:

  1. Los Espartanos: un equipo que comparte una misma visión y valores, con un nivel de implicación llevada al extremo, perfectamente preparados/organizados/alineados, con una cultura bien establecida. En este equipo los “jefes” se implican al máximo y son los primeros en llevarse las tortas. Son equipos donde todos ganan o todos pierden.
  2. El ejército de Jerjes: Es el equipo de los mercenarios donde la gente lucha porque se les paga o porque son esclavos, pero donde ninguno realmente quiere luchar en una guerra o por una visión, sino que cada uno solamente piensa en su beneficio propio. En este equipo “el jefe” nunca se ensucia las manos como uno más sino que se encumbra frente al resto. Son equipos donde la visión está diluida, sesgada por salarios, por egos, por estrellatos.

Yo lo tengo bien claro, prefiero equipos cohesionados e implicados. Me gusta trabajar con gente a la que le apasiona lo que hace y compite más allá de si es al que más dinero le entra en la cuenta a fin de mes. He rechazado trabajos porque no me gustaba el proyecto/equipo y me he metido en proyectos y equipos cobrando literalmente la mitad porque me apasionaba. Curiosidad o no, ese tipo de equipos son los que he visto que consiguen rendimientos brutales. Lamentablemente, a día de hoy, se estila demasiado montar equipos Jerjes a base de talonarios. La razón, que es la forma fácil.

Como dice Alberto Corsín:

“Al final, si no sabes dar tortazos puedes aprender. Lo que no es tan fácil es la predisposición a querer partirse la cara.”

Hola de nuevo

Llevo un tiempo con ganas de volver a dejar por escrito opiniones y reflexiones sobre temas que me parecen interesantes aunque dudaba sobre la plataforma en la que hacerlo. Todas tienen un foco y obligan de alguna forma a que los contenidos se adapten al estilo de la plataforma. Algo parecido a que en Instagram estás más o menos obligado a subir fotos de calidad, es la plataforma la que moldea los contenidos.

Dicho esto, y dado que quiero publicar contenido de diferentes temas, al final me he decantado por montarme mi propio blog sobre mi dominio jorgecarabias.com y en él voy a ir dejando por escrito lo que se me ocurra. Sin restricciones. Replicaré o no algunos contenidos en otras plataformas pero este blog será el core.